Artículos

19.mar.2015 / 02:02 pm / Haga un comentario

RAMON RIVERO @joseramonrivero

Los imperios siempre recurren a la piratería, a corsarios para robar en territorios ajenos. A veces estos corsarios son mercenarios contratados para tales fines, con la anuencia de violentar cualquier derecho humano con tal de apropiarse de las riquezas que otros países poseen.

A veces lo hacen directamente con sus tropas y sus armamentos, embarcan a sus naciones en misiones, en las que el objeto de la invasión no es la defensa de sus compatriotas, los montan en acciones en las que pierden vidas, regresan enfermos o enloquecidos por motivos fútiles, meramente monetarios. Han reinventado las invasiones como una industria, ya el botín no está en cofres repletos de monedas de oro o de joyas, el botín está en el subsuelo, en forma de petróleo o de minerales preciosos o estratégicos.

Para los imperios el hecho de que una riqueza esté en otro país, aún en el otro lado del mundo, no disminuye su ambición sobre éstas; plantean algo así como: ¿Quién te dijo que el hecho de que tengas riquezas en tu territorio significa que son tuyas?

En el caso de EEUU el tema es peor, porque invade y anexiona apostando no solo a lo que está en el subsuelo, cuando los países invadidos no tienen nada que explotarle, entonces confiscan la aduana y se apropian de la renta aduanera, tal como hicieron con Haití durante casi 20 años, usufructuando esencialmente las posiciones geoestratégicas de estos emplazamientos.

Los gringos se han consolidado como una nación guerrerista, belicosa y belicista; como tal tenemos que tratarla, como tal tenemos que asumirla.

Por primera vez desde que yo tengo recuerdos políticos, es la primera vez que un grupo de naciones de América se le planta a USA. Un reflejo colectivo que indica los vientos de cambio que Chávez desató en el continente y el mundo.

Nosotros como país, herederos de próceres, anónimos la mayoría de ellos, que sembraron libertad hace 200 años, seguiremos defendiendo nuestro derechos a ser libres y marcar nuestro propio destino. No tenemos porqué calarnos el llamado Destino Manifiesto de EEUU en particular, ni de ninguna otra potencia en general. Ya esta pelea trascendió, no es solo nuestra, también es de millones que en América y el mundo se han manifestado en contra de esta nueva agresión.

Como diputado a la Asamblea Nacional lamento el papel vergonzoso de la oposición parlamentaria, que se ha colocado en el muladar de la historia, genuflexos en esta hora de definiciones. Este domingo tuvieron nuevamente la oportunidad de redimirse y actuaron de peor forma que en la víspera. La historia ya los condenó.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.