20.ago.2015 / 02:05 pm / Haga un comentario

Ramón Rivero @joseramonrivero

El odio aparece de entrada como una ruptura del vínculo social. Si el amor une, el odio desune, separa*. De esta cita se deriva la explicación rigurosa de la incesante acción psicológica a través de campañas o más bien bombardeos, que siembran bajas pasiones y manipulan miedos ancestrales.

El odio se hizo política permanente, continua y sistemática en la oposición, con el objeto de generar un estado de sugestión que coloque a una parte de la sociedad en una condición de predisposición a la violencia, y si no logran que agredan, convierten a una parte de la población en apologistas y justificadores de acciones descabelladas y fuera de toda lógica, de toda legalidad.

A veces estos bombardeos son tan efectivos que hacen ver fantasmas y terribles espejismos en donde no hay nada, como sucedió con la campaña que manipulaba con aquello de que les iban a quitar los hijos a la gente, o de que se prohibirían la mini faldas.

¿Hasta dónde puede llegar a afectar la exacerbación de la desesperación y odio por parte de la oposición? -Hasta la locura, respondemos.

En la MUD no sólo practican el odio, sino que además han engendrado un cinismo nada elegante, muy brutal y muy grosero. Lo peor es que estos dos impulsos se retroalimentan, se autosazonan; odian a rabiar y lo disimulan mintiendo, escondiendo sus verdaderas intensiones de violencia y sus inclinaciones excluyentes.

El odio también ciega y desconoce los atributos del objeto o sujeto odiado, nada bueno se permiten reconocer de todo lo que se ha hecho y se continua haciendo desde la revolución para favorecer al pueblo.

Los recientes hechos en donde tres jóvenes han sido convertidos en asesinos, en perpetradores de crímenes alevosos por la futilidad de cinco mil dólares, da cuenta de lo peligroso del caldo de cultivo opositor, puesto que las víctimas son miembros de sus propias filas. Varias de las víctimas en las guarimbas eran de las filas de los mismos guarimberos.  Lianna Hergueta (asesinada) y María Gabriela López

(intento de homicidio y robo) son mujeres que asistían a las manifestaciones pro “La Salida” y apoyaban el campamento disociado llamado Operación Libertad.

En el artículo anterior nos preguntábamos sobre si habían sido capaces de expulsar a Copei y a otros partidos y miembros de sus propias filas, sin ningún tipo de amargura ni arrepentimiento,  qué pudieran reservarnos a nosotros que estamos confrontados con ellos… la interrogante es la misma, si asesinan así, cobardemente a una mujer indefensa, nosotros no podemos esperar que nos vayan a lanzar serpentinas y papelillos.

*El odio como vínculo y ruptura. Desescrits. Psicoanálisis Lacaniano)

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.