Documentos

17.nov.2016 / 11:56 pm / Haga un comentario

Documento presentado para ser considerado en las asambleas que realizará la Central Bolivariana Socialista de los Trabajadores y Trabajadoras de la Ciudad, el Campo y la Pesca en el marco de las Jornadas del V aniversario de esta Organización.

INTRODUCCIÓN

En la reflexión interna se establecía que en nuestros discursos se usaba con frecuencia la expresión estamos en Guerra… lamentablemente, también es común que buena parte de la vanguardia revolucionaria no asimilara el término en todas sus implicaciones Es uno de los efectos de este tipo de confrontación, en tanto y en cuanto no hay bombardeos ni alguno de los estereotipos que nos han inculcado en tantas películas de guerra que hemos visto una y otra vez, nuestro cerebro se niega por inercia a procesar la carga bélica de la coyuntura actual venezolana. Tal vez la expresión Estamos en guerra no sea la mejor. De hecho, si aún tenemos que insistir en la militancia revolucionaria para que asuman esta caracterización y nos quejamos de que no se internaliza, eso indica que la expresión no sirve para que sea aprehendida por la vanguardia. Hay que repensar el término para que se ajuste a la caracterización, hay que buscar las palabras que puedan ser asumidas por el pueblo en general y la clase obrera en particular. Tal vez habría que señalar que nos están agrediendo con una guerra no convencional. O señalar que estamos siendo asediados por una guerra no convencional. También es correcto precisar que la revolución corre peligro por la guerra no convencional. Lo importante es que sea cual sea la frase que usemos, esta debe indicar que no somos nosotros los que propiciamos la guerra y que esta es de un tipo distinta a lo que aprendimos de las películas sobre la primera y segunda guerra mundial, la de Corea o la de Vietnam. Hay que nombrarla con el apellido que caracteriza la diferencia y desmenuzarla en todas sus partes más visibles para explicarla con mayor facilidad y propiedad. Este papel de trabajo intenta aportar en ese sentido. Si la vanguardia no interioriza que estamos sometidos a un agresión de naturaleza distinta a lo bélico convencional y si no procesa la caracterización de esta acción contrarrevolucionaria, será más difícil para los revolucionarios y las revolucionarias ganar la pelea en el terreno de las ideas, siendo este el principal escenario de batalla en esta coyuntura. El estilo está orientado a lo pedagógico, de tal manera que con las adaptaciones correspondientes pueda ser usados en debates o como parte en los análisis de coyuntura al interior del movimiento de trabajadores y trabajadoras, asumiendo que la Central tiene la mayor responsabilidad y las mayores potencialidades. Así mismo, se han incorporado las referencias para eventuales profundizaciones en las caracterizaciones expuestas. Aunque el material central está orientado hacia lo formativo, el mismo se desarrolla en el contexto de las batallas que estamos enfrentando para derrotar los distintos flancos de la guerra no convencional; y en consecuencia, derrotar la misma en un sentido estratégico. Por consiguiente las conclusiones del papel de la Central y la Clase Obrera están orientadas a ello. Lo concerniente a las recomendaciones fue sustituido por un cuerpo de propuestas de Resoluciones en el marco de las Jornadas que celebra la Central Bolivariana Socialista de Trabajadores, Trabajadoras de la Ciudad, el Campo y la Pesa en su aniversario.

DESARROLLO

Una precisión necesaria El objetivo de esta guerra no convencional no es por mayor y mejor democracia, ni por el respeto a los derechos humanos, menos aún por razones humanitarias. Todo lo contrario, el objetivo estratégico de esta agresión es acabar con la Revolución Bolivariana y su modelo socialista. Para ello, impondrían un régimen no democrático, con políticas de exterminios de los revolucionarios y revolucionarios. El objetivo final es imponer un modelo económico neoliberal basado en las recetas más duras del Fondo Monetario Internacional que desmonte las conquistas sociales alcanzadas por esta Revolución usando, sin dudarlo, la más brutal y criminal represión al margen de las formas y normas internacionales sobre los derechos humanos. Su obsesión es la apropiación y la expoliación de los recursos energéticos, minerales y potenciales del país y la única manera de lograrlo sería con violencia y atropellos (Klein Naomi. La doctrina del shock. El auge del capitalismo del desastre. Paidós, 1ra. Ed. Argentina. 2008). Los que dirigen esté estrategia a nivel mundial y su pequeña camarilla nacional, quieren imponer el modelo que han aplicado en otras naciones y que han permitido a las grandes corporaciones ser más ricas, mientras sus pueblos se hunden en la pobreza y en la miseria. Tendrían como cómplices en esta hipotética contrarrevolución a los medios de comunicación y propaganda capitalista en lo interno y en lo externo. Que ocultaría el lado más represivo y justificaría la necesidad de las medidas neoliberales y fondomonetarias. No se puede desligar la guerra no convencional del modelo que quieren implantar, se trata de corporaciones y agentes de estas que anhelan el botín que representa Venezuela, conscientes que para ello deben derrotarnos en términos históricos, utilizando distintos métodos y sabiendo que su modelo sólo es posible concretarlo aplastando cualquier disidencia, incluso hasta el mínimo ejercicio legítimo de la democracia. Son malos, y dispuestos a cometer cualquier crimen o atrocidad, pero esto no puede desligarse de su motivación fundamentalmente monetaria y la búsqueda inclemente por maximizar sus ganancias y en consecuencia acrecentar su poder imperialista. El tema no es de perversiones psicológicas (que las hay), lo fundamental es el voraz e insaciable apetito económico. La única forma de satisfacer estas bajas pasiones es empobreciendo al pueblo y eso no lo pueden lograr de otra manera sino aplastando a la vanguardia revolucionaria y a su clase obrera. Este concepto debe ser comprendido por la dirigencia chavista, para la elaboración de las estrategias de defensa y contraofensiva.

 

PARA CONTINUAR LEYENDO EL DOCUMENTO COMPLETO, DESCARGUE AQUÍ…

LA GUERRA IMPERIALISTA NO CONVENCIONAL CONTRA VENEZUELA

 

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.